Los católicos dedicamos el mes de mayo completo a honrar a la Virgen María, ¿sabes por qué? la historia y la importancia de María como intercesora y madre de todos son el origen.

Hace unos días ya hablamos del origen del día de la Madre y lo cierto es que esta celebración está muy vinculada a la dedicación del mes de mayo a María. Desde tiempos antiguos el paso del invierno a la primavera supuso un estallido de emoción: brotes verdes surgían, una explosión de color inundaba las colinas, los árboles florecían prometiendo ricos frutos… el ciclo de la vida abriéndose paso. No es de extrañar que fuera motivo de grandes festejos a lo largo de todo el mes en torno a eso: la vida. La representación por antonomasia de la vida es una madre y de ahí nace el hecho de que se celebre el día de la madre nada más comenzar el mes de mayo.

En el catolicismo, además de celebrar el día de la madre, desde antes del siglo XII ya existía la tradición del “Tricesimum” (la veneración durante treinta días a la Virgen María), aunque solía realizarse entre el 15 de agosto al 14 de septiembre. Llegando al siglo XVII la celebración comienza a moverse a mayo, uniendo la celebración de la vida con la devoción a la Madre de todos, manteniendo los treinta ejercicios espirituales diarios;  el siglo XIX este cambio ya se encuentra instaurado de forma generalizada, dedicando todo el mes de Mayo a honrar a la madre de Jesucristo y nuestra cuidadora e intercesora.

En Famiplay también queremos celebrar el mes de la Virgen María y lo hacemos poniendo a vuestra disposición un canal especial Mes de María.