Padre Pío, bautizado como Francesco Forgione, es considerado el santo más perseguido por el Santo Oficio y también uno de los más populares del siglo XX. Sus milagros y estigmas son ampliamente conocidos, así como sus profundos escritos sobre el sentido cristiano del sufrimiento. No por menos es el santo de los enfermos.

Vocación  y enfermedad

Francesco Forgione fue siempre un niño enfermizo y muy piadoso, algo que marcó toda su vida. Con 15 años entró como novicio de los monjes capuchinos, un camino difícil de ayuno y mortificaciones. Al como de profesar sus votos temporales sucedió su primer milagro en forma de bilocación. 

Tras pronunciar sus votos solemnes como monje enfermó gravemente, volvió a su ciudad natal y comenzó su labor como director de almas. Su salud siempre fue motivo de preocupación, pero fue siendo ya sacerdote cuando comenzó a experimentar el mayor milagro: los estigmas pasionarios, primero en forma de dolor, luego visibles y sangrantes, a las que se les atribuía olor a flores.

La persecución

Famoso por sus estigmas, al ser el primer sacerdote conocido que las experimentaba, el número de fieles que se acercaban para visitarle y confesarse con él fue creciendo hasta ser multitud.  Fue esa misma fama la que hizo que el Santo Oficio iniciara una investigación que fue el inicio de una gran persecución que le llevó hasta el aislamiento durante una época de su vida. Aunque durante su vida fue fuertemente perseguido por algunas jerarquías eclesiásticas, lo cierto es que los creyentes continuaron a su lado.  A los 81 años de edad y tras 50 años portando los estigmas pasionarios, falleció y su funeral duró 4 días por la multitudinaria asistencia de personas que querían ofrecerle un último adiós.

La restauración de su legado y su vida llegó con Juan Pablo II quien le canonizó como san Pío de Pietrelcina, aunque ya Pío XII y Pablo VI suavizaron e incluso rechazaron las acusaciones sobre el Padre Pío.  

Las profecías

El Padre Pío es muy conocido por sus enseñanzas y milagros, aunque hay un aspecto menos conocido y también muy relevante sobre su obra: las profecías que realizó a lo largo de su vida. A San Pío se le atribuyen las siguientes profecías:

Pero es su última profecía sobre la llegada de un período oscuro para la humanidad la que más relevancia parece estar tomando últimamente, uniendo la falta de fe y oración de la época contemporánea con la gran cantidad de sucesos catastróficos que suceden a lo largo del mundo (inundaciones, terremotos, incendios incontrolables e incluso una pandemia): la oscuridad sobre la luz, la destrucción sobre la vida. 

Padre Pío fue una persona sabia y dotada de grandes dones, que sufrió en su vida y supo darle sentido a ese sufrimiento y explicarlo a los fieles, un ejemplo a seguir y alguien a quien releer especialmente en la época que nos está tocando vivir. En Famiplay te lo ponemos muy fácil, con cuatro películas diferentes que ahondan en la vida y las enseñanzas de San Pío de Pietrelcina: